Previsión meteorológica para Móstoles.

lunes, 16 de abril de 2018

Marzo de 2018: el mes en que volvieron las borrascas y se acabó la sequía en gran parte de España.

Era finales de febrero y muchísimas personas estábamos preocupadas,y mucho, por la ausencia de lluvias. Veníamos de un 2017 que fue malísimo,con una primavera y un otoño muy secos y un comienzo del invierno que también lo fue. El campo en pleno mes de febrero estaba agostado,sin vida. No había hierba y hasta salía polvo cuando andabas por él. Un servidor estuvo en Galicia en diciembre y la gente estaba asustada,no había casi agua en los pozos, y el campo apenas presentaba hierba que le diera ese color verde típico de esa maravillosa tierra. Pensábamos que íbamos a otro aó horrible y las restricciones de agua estaban ya preparadas en muchas zonas,hasta en ciudades grandes. Pero a 30km de altura se produjo un cambio,un calentamiento estratosférico. Una onda de Rossby  entró con fuerza en la estratosfera arrastrando aire más cálido y provocando un calentamiento que para las fechas ha sido casi histórico.
En la siguiente animación se puede ver la evolución de las anomalías provocadas por ese calentamiento,un calentamiento que afectó a todo el Ártico y duró varios días.


Animación de las anomalías de temperatura al nivel de 10hPa (unos 30km de altura),desde el 3 de febrero al 4 de marzo de 2018.

En el siguiente gráfico se puede ver la evolución,en trazo rojo, de las temperaturas al nivel de 10hPa en los últimos meses. Se puede observar ese potente calentamiento,del cual la estratosfera no se llegó a recuperar en bastantes días.

Evolución de la temperatura al nivel de 10hPa entre los 65 y 90ºN de latitud. Se ve también la media climática y los máximos y mínimos.

Lo importante de estos calentamientos es que se propaguen a la troposfera, porque si lo hacen repercuten en la circulación atmosférica del hemisferio norte. Esos cambios,de darse,a veces nos afectan y otras veces no,y en este caso hubo suerte y nos tocó.
Se puede ver como el calentamiento se propagó a la troposfera justo al acabar febrero y comenzar marzo,con las anomalías positivas de temperatura extendiéndose hacia abajo y a la derecha.

Sección vertical de las anomalías de temperatura entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2018


Al calentarse la estratosfera polar,se debilita el gradiente térmico con el ecuador y con ello, los vientos del oeste del vórtice polar estratosférico se debilitan, pasando a ser incluso del este. Se observa una anomalía negativa en los vientos del oeste bien clara,asociada al calentamiento estratosférico.
Sección vertical de las anomalías de viento zonal entre el 1 de enero y el 31 de marzo.

Vemos la prueba del desplazamiento a la troposfera del calentamiento estratosférico en el índice AO,con un descenso muy acusado para finales de febrero,manteniéndose en negativo hasta entrada la segunda quincena de marzo. Dichos valores,tan negativos,no se alcanzaban desde hace mucho tiempo.

Primer gráfico:Evolución del índice AO durante las últimas semanas y predicción.

Como dije antes, el descenso del índice AO no quiere decir que en nuestro país el tiempo se inestabilice, pues este índice es hemisférico y los cambios se pueden dar en otras zonas de nuestras latitudes, por eso es importante mirar también el índice NAO,y se puede ver como coincide el bajón de la AO con el de la NAO,que estuvo en negativa hasta también bien entrada la segunda quincena de marzo.
Primer gráfico: evolución del índice NAO durante las últimas semanas y predicción.

¿Cómo cambió el calentamiento estratosférico y en qué se tradujo ese descenso de la NAO y la AO?
Para ello vamos a ver como cambió la configuración atmosférica respecto a los meses anteriores.
Aunque los dos primeros mapas que cuelgo son desde mediados de noviembre,en realidad,y salvo pequeñas interrupciones, llevábamos 6 años con el mismo tipo de circulación atmosférica sobre nuestro país. El anticiclón subtropical atlántico desde noviembre hasta finales de febrero,bien aposentado al oeste peninsular y las bajas presiones discurriendo por el norte o descolgándose hacia el Mediterráneo, propiciando constantes situaciones de NW, con precipitaciones restringidas sobretodo al extremo norte peninsular y ausencia de lluvias en el resto. Hubo alguna excepción,como el paso de ANA en enero,pero en general, la circulación fue de ese tipo y luego se verá claramente la prueba de ello.

Presión media a nivel del mar desde el 15 de noviembre de 2017 al 25 de febrero de 2018.


El mapa de anomalías de presión es aun más esclarecedor, con presiones más altas de lo normal en todo el oeste nuestro y más bajas de lo normal desde Reino Unido-Escandinavia hasta el Mediterráneo. Esas altas presiones, impedían las llegada de las borrascas a la península, borrascas que cuando más llegan es en los meses invernales.
Anomalías de presión a nivel del mar desde el 15 de noviembre de 2017 al 25 de febrero de 2018.

Somos muy técnicos a veces para explicar fenómenos meteorológicos y solo había que ver el campo. Esta imagen de finales de febrero muestra una península marrón. Las dehesas extremeñas y andaluzas apenas tenían hierba,poca nieve fuera de las montañas del norte y en las del centro y sur,la que había era en cara norte sobretodo,a barlovento del flujo predominante. 


Imagen de la península el día 23 de febrero.
Un mes después, el cambio es evidente,y eso que apenas había salido el sol aun,pero en el oeste peninsular se observa ese cambio a más verde. Se pueden ver también los sedimentos arrastrados por el río Guadalquivir en sus desembocadura y más nieve en las montañas del centro y sur,incluso en zonas del norte como los Montes de León.

Imagen de la península el día 27 de marzo.

El cambio en la circulación atmosférica fue tremendo. En el siguiente mapa se muestra la presión media a nivel del mar desde el 26 de febrero al 31 de marzo. Las altas presiones desaparecen del oeste, apareciendo una gran zona de bajas presiones que desde el Atlántico se mete en Europa por el SW,llegando hasta incluso el SE europeo. Muy al norte,se ven altas presiones,en el Ártico, allí donde se propagó el calentamiento estratosférico.
Presión media a nivel del mar desde el 26 de febrero al 31 de marzo de 2018.

El mapa de anomalías de presión a nivel del mar en el mismo periodo es casi calcado, con presiones hasta 12hPa por debajo de lo normal hacia el NW y N peninsular  de más de 8hPa en otras muchas zonas del SW europeo. Por el norte por contra,anomalías positivas,asociadas a ese anticiclón en latitudes altas que se formó.
Anomalía media de la presión a nivel desde el 26 de febrero al 31 de marzo de 2018.

Con el cinturón de bajas presiones desplazado al sur,los vientos de W-SW que traían, arrastraban masas de aire muy húmedas, con gran recorrido marino, lo que hacía que el agua precipitable que llevaban los frentes asociados fuera alta. En este mapa se observa la anomalía en el agua precipitable durante el mismo periodo de tiempo anterior. Anomalías positivas en todo el sur de Europa y negativas en el norte, donde ese anticiclón enviaba vientos del E-NE directos desde el Ártico y el N de Rusia,vientos secos.
Anomalía del agua precipitable entre el 26 de febrero al 31 de marzo de 2018.

Nos encontramos por tanto con un cambio radical de la circulación atmosférica en muy poco tiempo, pasando de constantes entradas de NW con precipitaciones restringidas al extremo norte a una situación de lluvias generalizadas en el 80% del país. 
En el siguiente mapa se ve lo que comento. Es el porcentaje de lluvia respecto de la normal, recogida desde el 1 de septiembre al 20 de febrero,antes de que empezaran las lluvias. Se observa como en muchas zonas las lluvias no llegaban ni al 50% de lo normal, superando solo los valores normales en la cornisa cantábrica y el N de Baleares.


Porcentaje de precipitación recogida sobre la media desde el 1 de septiembre de 2017 al 20 de febrero de 2018.


Con el cambio de patrón y un mes de lluvias,el mismo mapa cambia radicalmente. Los colores naranjas desaparecen del oeste,apareciendo incluso sitios donde el porcentaje de lluvia es de más del 100%. Se mantienen los porcentajes bajos en el E y SE, donde las situaciones atlánticas no dejan lluvia,sobretodo en zonas de costa,porque en el interior si llovió.


Porcentaje de precipitación recogida sobre la media entre el 1 de septiembre de 2017 y el 31 de marzo de 2018.

El mapa de porcentaje de lluvia acumulada en el mes de marzo se puede ver como en extensas áreas del oeste e interior y puntos del NE ha llovido más de tres veces lo que suele llover. Solo ha llovido menos de lo normal en el SE y zonas del E,así como en Canarias. Ha sido el segundo marzo más húmedo desde 1965 a nivel estatal.
Porcentaje de lluvia acumulada en el mes de marzo respecto de la media. Fuente: AEMET


Con tal cantidad de precipitación,es esperable que cayera algún record de lluvia para el mes de marzo y así fue,cayeron unos cuantos. Llama la atención que en la Comunidad de Madrid cayeron los record de varias estaciones, aunque no fue el único sitio donde eso ocurrió. Ojo,que algunos records son de hace muchos años,como el de Madrid capital, lo cual habla del histórico mes de marzo que hemos tenido. En muchas otras estaciones fue el segundo mes de marzo más húmedo desde que hay datos.

Efemérides de precipitación del mes de marzo. Fuente: AEMET



Otro aspecto muy interesante es el de las temperaturas que ha habido en el mes de marzo. Mucha gente asocia la llegada de borrascas con temperaturas altas y pocas o nulas precipitaciones de nieve. Pues bien,en el siguiente mapa se ve como el mes de marzo fue muy frío en casi toda España,con temperaturas en amplias zonas más de 2ºC por debajo de lo normal, por lo que esa suposición de borrascas es igual a ambiente suave,es falsa.
Anomalía de temperatura del mes de marzo. Fuente: AEMET:

De hecho,las acumulaciones de nieve a finales del mes de marzo y a primeros del mes de abril era histórica en algunas zonas de montaña como en el Sistema Central. La siguiente foto,del twitter de @PepePalacio,es de la Sierra de Estrella,la sierra más occidental del Sistema Central:
Imagen de la Sierra de Estrella,en la primera semana del mes de abril. 

Con tanta precipitación cabe esperar que nuestras reservas de agua lo notaran,y así fue. Los embalses durante todo el invierno no habían subido casi nada a nivel estatal,de hecho,en las cuencas atlánticas estaban bajando. Con el cambio de circulación atmosférica y la llegada de las borrascas, el nivel de agua embalsada se disparó en casi todas las cuencas del país. Antes de empezar a llover nuestros embalses no estaban de media ni al 45% de su capacidad. Pues bien,con las lluvias de marzo y las que llevamos este mes de abril, los tenemos ya a más del 65%. La subida como vemos es espectacular.

Podemos ver las cuencas atlánticas como son las que más han notado estas lluvias. Su nivel de agua embalsada era crítico en algunos casos,como el Guadalquivir,que estaba antes de las lluvias al 30%,o el Tajo, que apenas tenía algo más. Estaban muy mal también el Duero, el Guadiana y las cuencas de Galicia. Como se ve,con la llegada de las borrascas, la situación cambió radicalmente,con subidas espectaculares en el nivel de agua embalsada, nivel que seguirá subiendo debido a que hay mucha nieve aun en las montañas.






Así pues, nos encontramos con que apenas 1 mes de lluvias ha conseguido revertir la situación de extrema sequía que padecían muchas zonas de nuestro país. Meteorológicamente ha sido muy didáctico el ver como un calentamiento súbito estratosférico puede cambiar (por enésima vez), la circulación atmosférica en nuestras latitudes. Y hay que dar gracias, porque si estas lluvias no se llegan a dar, habría habido restricciones para el consumo en muchas zonas de nuestro país antes del verano. Por suerte,no será así.
Y no lo suelo hacer, pero creo que esta situación de extrema sequía que hemos padecido merece hacerlo. Nuestras autoridades no pueden estar sin hacer nada ante fenómenos de este calado, no pueden estar esperando a que suene la flauta y llueva. Nuestro país necesita un plan hidrológico, necesita infraestructuras y mejorar las que hay para poder aprovechar mejor el agua. La gestión del agua debe estar en manos del estado y no de las comunidades autónomas, lo cual solo provoca egoísmos. No puede ser que se esté tirando miles de litros de agua al mar en el norte de España mientras que se trasvasa agua de cuencas que estaban en su momento al 30% y de embalses que estaban a menos del 15%. Esta vez ha llovido a tiempo, pero quizás en la próxima sequía no haya tanta suerte.

Para terminar os dejo unas fotos realizadas por mi amigo Sergio Rodríguez en uno de los viajes que puede realizar con él a Galicia. Las tres primeras fotos son de un muy crecido río Miño en Árbo,al S de Pontevedra. La orilla de en frente es Portugal. En diciembre el río apenas llevaba agua.




Esta foto es de la ruta de los Muiños de Porto,en Tomiño,Pontevedra. Estaba exuberante de agua tras las lluvias.
Y un vídeo (yo no lo grababa,que conste,lo hacía Sergio),de un chubasco con intensidad de lluvia torrencial que nos afectó yendo por la autovía a Tui.




 Y un vídeo de youtube de la Garganta del Infierno,en el valle del Jerte,en Gredos. El agua baja casi a presión tras las abundantes lluvias,y es que hay zonas en la vertiente sur de Gredos que han recogido casi 1000mm durante el mes de marzo.


Tras mucho tiempo,espero que os haya gustado esta entrada en el blog.
1 saludo a todos y gracias por seguir ahí.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Calentamiento estratosférico de febrero de 2018 y posibles consecuencias.

Son muchos meses los que llevamos con la misma circulación atmosférica en nuestro país,incluso en realidad años. En el siguiente mapa,aparecen las anomalías de presión a nivel del mar desde el 15 de noviembre de 2017 al 15 de febrero. Se puede ver perfectamente como las altas presiones han estado más fuertes y más al N de lo normal en el Atlántico,propiciando que las bajas presiones se dirijan desde las Islas Británicas y Escandinavia,al Mediterráneo,generando una circulación constante de NW sobre nuestro país con precipitaciones abundantes en el extremo norte y por debajo de lo normal,muy por debajo incluso,en casi todo el resto del país..
Pues bien,parece que por fin esa circulación persistente desde el mes de noviembre,va a cambiar. Las piezas atmosféricas van a moverse y con ello cambiarán los patrones de viento y por tanto de precipitación. Que esto ocurra se va a deber a un potente calentamiento estratosférico que empezó hace unos días y cuya evolución podemos ver en la siguiente animación que nos muestra la anomalía de temperatura en el nivel de los 10hPa,a unos 30km de altura.


Se puede ver como el calentamiento que surge en Asia,se extiende al N de Canadá y después a todo el Ártico,con anomalías de temperatura de más de 8ºC. En sus bordes, aparecen mientras anomalías negativas.
El calentamiento se le puede denominar mayor,primero porque las anomalías alcanzadas han dado valores casi históricos. A continuación,en el mapa de temperaturas al nivel de 10hPa, se puede ver ese pico de temperatura. Se observa como el pico en sí fue hace unos días,y como ya ha empezado a descender.

Si bajamos un poco,al nivel de los 30hPa,vemos como ese pico aun no se ha alcanzado,siendo el valor que hay en estos momentos un máximo histórico.


Bajando algo más a los 70hPa,vemos como tampoco se ha alcanzado aun el máximo de temperatura asociado al calentamiento.

Y al nivel de los 50hPa ocurre lo mismo,la gráfica de temperatura sigue subiendo.


 Esto lo que nos está diciendo es que el calentamiento,una vez alcanzado el máximo en el nivel de los 10hPa,se está desplazando hacia abajo,hacia la troposfera.

En los gráficos de evolución de la anomalía de temperatura en la troposfera y estratosfera desde que empezó el año,podemos ver ese calentamiento de estos días,representado con esos colores rojos. Se ve también,como las anomalías,se van desplazando hacia abajo.

Al producirse ese calentamiento en la estratosfera,los vientos zonales,del oeste,que son típicos en los meses invernales,se debilitan. La fuerza de estos vientos depende del gradiente térmico entre el polo y ecuador. Dado que se ha calentado esa capa,el gradiente se debilita y los vientos del W que han estado más fuertes de lo normal durante todo el invierno,pasan a ser del E,como se muestra en el siguiente gráfico de velocidad del viento (vientos del W en rojo y amarillo y del E en verde).


Ahora mismo el vórtice polar estratosférico se ha roto,apareciendo un cinturón de vientos del E en el polo y dos vórtices con vientos del W a sus flancos.


La clave es ¿conseguirá repercutir este calentamiento súbito estratosférico en la circulación atmosférica de la troposfera? Pues parece que si,y lo hará en poco tiempo. Una de las maneras de ver esa repercusión es el índice AO u oscilación ártica,que como vemos se va a desplomar en los próximos días a valores no alcanzados desde al menos el mes de noviembre.

El índice AO nos informa sobre por donde se están moviendo la corriente en chorro y por tanto las borrascas. Un índice AO positivo indica bajas presiones en torno al polo,con paso de frentes en el N de Europa,mientras que un índice AO negativo indica altas presiones en el Ártico o latitudes altas en general y bajas presiones circulando por el S,llevando los frentes al S de Europa. Dado que la previsión es de que este índice vaya a valores negativos,cabe esperar un desplazamiento hacia el S de las bajas presiones.


Sin embargo,no siempre que baja la AO,las bajas presiones bajan al S de Europa,lo anterior es muy generalista. Y es que el índice AO es un índice hemisférico que mide la diferencia de presión entre el Ártico y las latitudes medias,pudiendo bajar la AO y aparecer ese descenso de las bajas presiones en latitud en otro punto del hemisferio norte. Por eso es bueno ver que pasa también con la NAO,la oscilación del Atlántico norte. Según las previsiones,también la NAO va a bajar,y bastante,en los próximos días.


La NAO es un índice que mide la diferencia de presión respeto de lo normal entre Islandia y las islas Azores. Si ese índice es negativo,las bajas presiones circulan por el S de Europa,con tiempo frío y más bien estable en el N,y si es positiva,las altas presiones del Atlántico están más fuertes de lo normal,igual que la baja de Islandia,con una intensa circulación de frentes por el N de Europa.
En los próximos días al bajar la NAO y la AO,veremos cambios importantes en nuestro país,Canarias incluída, con paso de frentes desde el oeste y precipitaciones casi generalizadas y que pueden afectarnos durante varios días.



Así los ven los grandes modelos, aunque con incertidumbre aun pues hablamos de cambios a más de 4-5 días. En la siguiente animación podemos ver la presión a nivel del mar y el geopotencial a 500hPa previsto por el modelo americano hasta dentro de 8 días. Se puede ver como las altas presiones se van al N,dejando vía libre tanto al frío que desciende desde Rusia como a las bajas presiones que llegan desde el oeste,desde el Atlántico. Esta es una configuración que es la que deja lluvias más importantes y repartidas en España,Canarias incluída, pues las bajas presiones que llegan desde el W,se encuentran con el frío que viene por el E, reforzándose y generando precipitaciones en forma de nieve muy copiosas en la zona donde choquen. La zona de choque parece que no podría estar lejos de nosotros,así que habrá que vigilarlo. Lo que si es muy probable es la llegada de esas bajas presiones desde el oeste,arrastrando aire templado muy húmedo que dejarán lluvias abundantes,por fin, en todo el oeste y centro peninsular.


Importante también ver como con esta configuración de AO y NAO negativa,se enfría todo el continente europeo. Las altas presiones situadas en el N del Atlántico,formando una burbuja,envían por su flanco oriental aire muy frío hacia el continente europeo. Esta masa de aire es muy fría y seca,pudiendo dejar solo precipitación si consigue atravesar algún mar,precipitación que sería en forma de nieve. Eso es lo que pasará en las Islas Británicas,por ejemplo,donde habrá nevadas en el E sobretodo de las islas. En España parece que esa masa de aire muy frío en principio se quedaría al N,pero habrá que ver la evolución que finalmente se da. El modelo americano lo ve de momento de esta forma. (la animación muestra las anomalías de temperatura a unos 1500m de altura).



Por tanto parece que la semana próxima será muy movida. El modelo del centro europeo ve en su predicción semanal,temperaturas muy por debajo de la media en casi todo el continente europeo,una situación de ola de frío en todo el interior del continente muy clara.



En cuanto a las precipitaciones,anomalías negativas en todo el centro y N del continente,por donde estará esa masa de aire muy fría y seca,y positivas en el S. En España,esas anomalías son importantes en el S peninsular,donde más falta hace y en general en todo el Mediterráneo,que es por donde circularán las bajas presiones. 


Esperemos que este cambio de circulación atmosférica consiga durar unas cuantas semanas, el déficit hídrico en gran parte de España es muy grande y nuestros embalses y nuestros campos necesitan esas lluvias urgentemente.
Seguiremos todo lo que pase a través de las redes sociales.

pd: siento no escribir apenas en los últimos meses,pero ando con bastante trabajo,intentaré hacerlo más a menudo. Gracias a todos los que me seguís leyendo.